miércoles, 22 de abril de 2009

Rimlákhtomn, la ciudad imperial



Ha sido un mes de ausencia,pero no he perdido el tiempo. Sigo en mi labor de recuperación, además de continuar escribiendo material nuevo.

Continúo con la línea argumental que sigue los abatares de Urúndakh, heredero del trono imperial. Lo que queda de la familia del emperador vuelve a la ciudad palatina. Una descripcion de ésta debería aparecer antes, en ese capítulo que anún no he terminado en el que se inicia este hilo de la historia. Sin embargo, se quedará aquí de momento.

"A Lo lejos ya se oían las fanfarrias que anunciaban la llegada del cortejo imperial a Rimlákhtomn, la ciudad imperial. Urúndakh se dispuso para hacer una parada en la pequeña fortaleza principal del primer perímetro defensivo exterior de la ciudad, que consistía un círculo de torres que vigilaban la orilla exterior del lago que la rodeaba. Era un gran torreón con unas enormes puertas para atravesarlo; cuatro torrecillas colgaban de las esquinas del piso superior, y contaba con unas caballerizas adyacentes en las que aguardaban los poderosos percherones a lomos de los cuales se dirigirían al palacio. [ ...] Al bajar la barbacana, el camino seguía sobre un largo y robusto puente de piedra guardado por seis torres y adornado con imponentes estatuas de dragones, que parecían vigilar el paso de la comitiva con una mirada penetrante y ominosa. Al atravesar la puerta de la primera muralla, la más exterior, accedieron a una extensa zona abierta, con pequeñas granjas y tierras en las que ahora ramoneaban las cabras y algunas vacas. Los campesinos acudían a recibir al cortejo con rostros compungidos por la triste ocasión. Aún tardaron en alcanzar la segunda muralla, más alta y gruesa que la primera y que rodeaba a la ciudad en si, que se levantaba, abigarrada, sobre una gran colina en lo alto de la cual se alzaba la impresionante ciudadela imperial, cuya torre mayor dominaba las tierras en muchas millas a la redonda. [...] Cuando estuvieron dispuestos, dos cuernos emitieron de nuevo su canto profundo y prolongado y las puertas se abrieron. Ante ellos aparecía la amplia avenida de las Torres, pues las atalayas seguían flanqueando el camino también en este último tramo, que subía en una suave pendiente para luego girar a la derecha, rodeando la ciudadela palatina hasta que finalmente daba a la gran puerta de acceso a ésta; las casas se volvían más lujosas y palaciegas a medida que avanzaban [...]Cuando atravesaron la puerta de la ciudadela, sonaron los últimos cuernos y accedieron al gran patio."

Mi amiga Krasnaya me comentó que una ciudad levantada en una isla en el interior de un lago sería fácil de sitiar y de tomar, pero creo que hay que tener en cuenta que, en realidad, la ciudad sólo ocupa una pequeña parte de la isla, que es bastante grande (unos 60 km. de longitud en su punto más ancho) que, por supuesto, está rodeada de una serie de anillos defensivos de los cuales, los que están aquí descritos son sólo los más próximos: toda una serie de castillos, fortalezas y torres de vigía guardan a la majestuosa capital. Nordheim, cuenta además con la defensa del clima: está situada en una latitud similar a la de Moscú, en medio de un basto imperio de inviernos crudísimos y veranos implacables. Cualquier ejército que pretenda tomar la ciudad habrá de tener esto en cuenta.

Hay, por supuesto, un equivalente en el mundo real del lago anular en el que está enclavada Rimlákhtomn: se trata del lago Manicougan, situado al norte de de la provincia canadiense del Quebec,
en la península del Labrador, originado por uin cráter de impacto de un meteorito que fue desgastado por
la actividad del hielo en las sucesivas eras glaciales.



Tengo esbozados un mapa y una vista panorámica de la isla con la ciudad... se me están acumulando los dibujos
que tengo pendientes o a medio hacer.
En fin, se agradecerán opiniones sobre si Krasnaya tiene razón u os parece que una ciudad situada en semejante
emplazamiento puede ser fácilmente defendida.
Mientras tanto, pasadlo bien y hasta la próxima.

2 comentarios:

Condenación eterna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Condenación eterna dijo...

Yo le haría caso a Krasnaya que habrá tenido que estudiar batallas y sabrá cosas de estrategia.
Aunque creo que si la isla tiene 60 km de ancho, hay sitio para montañas que sirvan de defensa natural.

Creative Commons License
Los extras del dvd by Hugo Mier Calleja is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.